” Estoy muy agradecido, sobre todo con los colegas que ayudaron a que mi música se difundiera. También con la prensa. Cuando salieron mis primeros discos, me dieron una gran bienvenida. Creo que, después de 2001, no se sabía bien para qué lado ir, y quizás mi música ayudó a ampliar el espectro y salir un poco del rock chabón, que estaba muy fuerte en ese momento. Hubo mucho “boca en boca”. Eso me parece muy valioso: que la gente me escuche porque realmente me elige, y no porque se lo imponen. Es algo que me llena de fuerza para seguir. Amo la música y no la voy a dejar nunca, sin importar si me va bien o mal..”